Twang: Qué es y cómo puedes empezar a hacerlo


Vamos a definir este anglicismo, frecuentemente usado en técnica de canto moderno. También veremos como empezar a aplicar twang en nuestra voz con ejercicios prácticos. Como la guitarra de la imagen, la voz tiene diferentes botones que podemos graduar haciendo diversas mezclas para modificar su sonido. El twang es uno de esos botones.

Empezando por el principio: ¿Qué es twang?

Una definición sensacionalista podría ser esta: Resonancia vocal con esteroides. Pero puede que sea insuficiente, y muy subjetiva, así que vamos a desarrollarla un poco más.

Así lo definimos en nuestro diccionario:

El Twang es una técnica de resonancia en la voz en la que se modifica el tamaño y la posición de algunos resonadores para conseguir un sonido más brillante o afilado.

Efectivamente, cuando imitas el maullido de un gatito, una risa de bruja, o el ‘cuack’ de un pato, puede que notes cómo cambia el timbre de tu voz. Y también puede que notes como estrechas un poco la garganta.

Si, has leído bien, siempre insistimos en relajar, crear espacio y abrir la garganta, especialmente en tus primeros pasos como vocalstudent. Y sin embargo ahora decimos lo contrario. Pero es que ésta es una técnica avanzada, para la que vamos a asumir que ya tienes unos buenos fundamentos. Además es muy común en el canto contemporáneo, por lo que es casi imprescindible para ser un vocalista complet@:

Escucha este ejemplo para tener una idea mejor.

Otros artistas que puedes escuchar ‘twangeando’ son Anastacia, o Stevie Wonder,  o si prefieres en español, Dani Martín, Leiva, o Ivan Ferreiro, entre muchos otros.

No te preocupes si te cuesta distinguirlo aún, el twang una técnica que no necesariamente tiene que ser extrema o exagerada, al revés, a veces es tan sutil que es difícil de percibir hasta para un experto.

Esto es porque el twang es como un efecto de guitarra, con un potenciómetro, que podrías graduar del 0 al 10. No siempre estarás al 10 sino que lo irás modificando de acuerdo con tus necesidades. En el ejemplo de ‘Valerie’ que has escuchado más arriba, puedes observar como Amy Winehouse gradúa su twang, ¡ no siempre está al 10!

Twang Oral vs Twang Nasal

Se pueden distinguir dos tipos distintos de twang. Podemos usarlos por separado o en combinación:

  • Laringo-faríngeo (también llamado oral)
  • Nasal

Twang oral

En este caso el twang ocurre al estrechar tu garganta a la altura de la laringe.

La reducción del volumen del resonador laringo-faríngeo por el movimiento de la epiglotis, y la contracción de los músculos ariepiglóticos, cambia la resonancia, es decir; el timbre, el sonido.

La epiglotis

Puedes experimentar cómo cambia la posición de la epiglotis. Lo haces varias veces al día, al tragar. La epiglotis es un cartílago con forma de hoja de árbol que cubre la laringe cuando tragamos. Su función es evitar que la comida o la bebida entren a la vía respiratoria.

Esfínter ariepiglótico

Todo el conjunto de pliegues y músculos situado en la parte superior de la laringe, justo debajo de la epiglotis, y que tiene forma de anillo es llamado frecuentemente esfínter ariepiglótico. Contiene músculos constrictores externos e internos. La clave para hacer twang es saber contraer estos músculos, sin que se activen los demás de la garganta y el cuello. Por ejemplo, los que se activan para subir la laringe.

Twang vs Subida de la laringe

No debemos confundir el twang con la subida de la laringe. Error bastante común. Sin embargo, la subida de ésta también reduce el volumen del resonador laringofaríngeo. Por ello podemos añadirla para extremar aún más este efecto en el sonido. ¿Te acuerdas lo de poner el potenciómetro al 0 o al 10? Pues así, con twang y la laringe alta, sería un 10.

El twang nasal

En el segundo caso, el paladar blando cae sobre la parte posterior de la lengua, abriendo el tracto nasal y potenciando el resonador nasofaríngeo, como hacemos al pronunciar la “o” francesa (Como en “Pardon”).

Podemos escucharlo en algunos acentos, como en el inglés norteamericano. El propio término “twang” es autoexplicativo, pues tiende a sonar nasal.

Twang vs Nasalidad

Cuando usamos el twang nasal en una nota excesivamente baja, en la voz de pecho, o si lo usamos excesivamente en las notas graves de la voz media,  notaremos que la resonancia se hace evidentemente nasal. Esto no es deseable, pues es un timbre alejado de nuestra normal (recuerda, la voz modal), y por tanto, hace que la voz suene poco natural.

Si crees que tienes un exceso de nasalidad, y que no controlas bien tu paladar blando, puedes corregirlo con ejercicios de laringe baja como el bostezo suspiro, la sirena, etc. o leyendo este otro artículo.

¿Qué beneficios aporta el twang?

Usar twang aporta varios, y muy importantes:

  1. Ayuda a mantener bien cerrados los pliegues vocales al vibrar, lo que producirá un sonido más limpio (menos susurrado) .
  2. También te ayuda a cantar en tu registro medio y de cabeza añadiendo volumen sin abusar de la presión subglótica.
  3. Es un requisito imprescindible para trabajar la técnica de Belting, el canto con intensidad en la voz media, por lo mismo que explicamos en el punto 2.
  4. Añade energía y emoción. En canto clásico o en teatro musical se ha usado este efecto para enriquecer la resonancia en la voz. Al igual que con un potenciómetro, podemos graduar la cantidad de efecto que añadimos.

¿Qué problemas puede acarrear?

Al ser una técnica avanzada, necesitamos tener una voz sana y bien conectada para practicarlo sin riesgo de fatigarnos.

Además es fácil confundir esta configuración de la voz con otras menos correctas, por lo que lo recomendable es iniciarse en ello con la ayuda de un profesor.

¿Cómo puedo empezar a hacer twang?

Puede que todo esto te resulte extraño, y tras leer el artículo lo veas demasiado técnico. Pero hay algunos sonidos que llevas pudiendo imitar desde tu infancia. y con los que probablemente conseguirás que tu voz se coloque en la posición adecuada para hacer twang.  Te los recordamos:

  • Imitar un gato: (Miau!)
  • Imitar un pato: (Cuack!)
  • Risa de bruja

También puedes escuchar e imitar a algunos de los siguientes canciones o artistas:

Valerie, Amy Winehouse

I’m Out of love, Anastacia

Living for the city, Stevie Wonder

Empieza por aquí y luego pasa a hacer los ejercicios prácticos que te proponemos en el método

Como siempre te decimos, evita las malas sensaciones, y en caso de picor, dolor, o cualquier molestia, para.

Espero que te haya servido este post. Y que no te olvides compartirlo en tus redes sociales, o por whatsapp, o mail. Y si te interesa todo lo relacionado con cantar, aprender  técnica vocal y la música, suscríbete. Semanalmente iremos aportando ideas, lecciones y experiencias que seguro te servirán.

Estudia, investiga, profundiza…Pero no lo olvides: ¡Lo que quieres es cantar!



Leave a Reply