Los Pliegues Vocales


En esta lección vas a conocer en profundidad los pliegues vocales, su estructura, sus funciones y qué cualidades de la voz controlan. Es una lección teórica extraída de nuestros cursos de formación para profesores de canto y vocal coaches, así que no te asustes si te parece demasiado técnica…No necesitas saber estas cosas para cantar bien. Pero si tienes una mente curiosa y te apasiona el canto, seguro que te interesa descubrir los secretos de tus pliegues vocales, tan parecidos a las puertas de un saloon del oeste americano como las de la foto que ilustra el post.

Lo que quieres es cantar libro

Extraído del Libro de técnica Vocal del método Vocalstudio. ¡Consíguelo!

Los pliegues vocales

La laringe contiene los dos pliegues vocales – a menudo mal llamados cuerdas vocales. En este método no usaremos este último término, ya que resulta confuso, pues no tienen nada que ver con cuerdas, sino con pliegues de tejido del interior.  Veamos la definición del diccionario de Vocalstudio:

Pliegues vocales: Son unos tejidos situados en el interior de la laringe, dispuestos horizontalmente y de adelante hacia atrás. Están formados por un ligamento, dos músculos, (tiro-aritenoideo [TA] y el vocalis [V] )  y por una piel que los cubre, el epitelio, que junto a otra capa de tejido intermedio forma la mucosa. Cerrados, interrumpen el flujo de aire desde los pulmones. Al vibrar con dicho aire, abriendo y cerrándose a gran velocidad, producen la fonación de la voz humana.

Estructura de los pliegues vocales

Los pliegues se componen de varias capas. Desde la más superficial a la más interna son:

    • Epitelio
    • Lámina propia (dividida a su vez en superficial, intermedia y profunda, siendo las dos últimas el ligamento vocal)
    • Músculos vocales, el tiroaritenoideo interno [TA] y el tiroaritenoideo externo o Vocalis.

Por otro lado, y atendiendo a su función en la voz, se pueden clasificar estas capas en tres secciones:

    • Mucosa (formada por el epitelio y la capa superficial de la lámina propia)
    • Ligamento tiroaritenoideo (compuesto por las capas intermedia y profunda de la lámina propia)
    • Músculos vocales: Tiroaritenoideo interno [TA] y Tiroaritenoideo externo o Vocalis [V].

En la ilustración podemos ver la estructura de los pliegues y la diferente postura que tienen al cerrar dependiendo de si hacemos agudos o graves: El cierre de pliegue fino, o de pliegue grueso.

Funciones de los pliegues vocales

Los pliegues vocales son una membrana que recuerda a una doble puerta batiente que se abre para permitir el paso de aire en la inhalación y la exhalación, y se cierra  para impedir la entrada de líquidos o sólidos al tragar.

Originalmente su función era proteger el conducto respiratorio, sin embargo esta no es la tarea que realizan en la fonación.

Vibran, se abren y cierran, a gran velocidad, durante la fonación o producción de voz. Esta vibración se produce como consecuencia de la resistencia que ofrecen a la salida del aire, que viene presionado por el diafragma.

Esta resistencia es llamada resistencia glótica. Si es insuficiente, los pliegues se abrirán permitiendo la salida del aire, pero no volverán a cerrarse, si no que permanecerán abiertos.

Cuando esto se produce, se produce un hiato, la voz se enmudece parcial o totalmente. Como en un afonía por ejemplo.

Si la resistencia glótica es proporcional a la presión del aire que ejerce el diafragma los pliegues vibran correctamente, abriéndose y cerrándose del todo, y permitiendo la salida de una onda de aire comprimido cada vez que realiza este proceso.

Este gráfico te ayudará a entender el proceso de vibración de los pliegues vocales. Se trata de una sección transversal vista desde frente. 

  • Los pliegues están cerrados. (a)
  • La presión subglótica del aire los comienza a mover. (b)
  • La presión subglótica vence la resistencia glótica y los pliegues se abren, dejando salir el aire. (c)
  • Se emite una onda de aire comprimido, al estar abiertos. (d).
  • La resistencia hace que los pliegues vuelvan a cerrarse. (e) (f) (g)
  • Volvemos al punto de partida, y se reincida el ciclo (h)

La fonación

La fonación es el proceso que acabo de mencionar, y que merece la pena describir en detalle. Para entenderla necesitas estos conceptos.

Diferencial de presión: 

Cantidad de diferencia entre la presión subglótica y supraglótica.

Presión subglótica:

Presión del aire desde el diafragma hasta los pliegues vocales. El diafragma reduce el volumen de los pulmones en la exhalación. Al reducirse el volumen, el aire como cualquier gas, se ve presionado.

Presión supraglótica:

Presión del aire por encima de los pliegues vocales, hasta la boca. Puede ser tan baja como la presión atmosférica (por ejemplo al abrir con una “A”) o incrementarse si en los labios se impide la salida del aire.

Presión atmosférica:

Presión del aire a nivel del mar.

Resistencia glótica:

Capacidad de impedir la salida del aire de los pliegues vocales actuando como una puerta batiente.

Equilibrio, voz equilibrada:

Decimos que la voz está equilibrada cuando la resistencia glótica se adecúa al diferencial de presión. Es decir, la resistencia es lo suficientemente baja como para ceder a la presión subglótica, pero lo bastante fuerte como para hacer retornar los pliegues al punto de partida después. Si la voz pierde dicho equilibrio sonará con hiato parcial (susurro) o total (enmudeciendo).

Compresión del aire:

Resultado de mantener la voz en equilibrio al ajustar la resistencia glótica al diferencial de presión. El control de la compresión es una técnica necesaria para técnicas como el belting o la voz rasgada.

Cuanta mayor es la compresión de aire, más energía mecánica tienen las ondas de aire comprimido que percibimos como sonido. Cabe señalar que puedes mantener la voz equilibrada con muy poco volumen, sonando bajito pero sin llegar a susurrar.

La compresión del aire es la base del control de la voz al cantar.

La fonación, el sonido de la voz, en todas las notas y con todas las configuraciones es el resultado de la voz equilibrada, sin hiatos ni disfonías.

¿Qué cualidades de la voz se crean en el aparato fonador?

Altura de la nota

Cuando haces sonar la voz, la corriente de aire pasa entre los pliegues que se han juntado, como lo hacen tus labios al cerrar la boca. Éstos son blandos y flexibles y comienzan a vibrar, muy rápidamente, con el paso del aire: Por ejemplo para producir un La4 o A4, vibrarán 440 veces por segundo. O dicho más técnicamente, con una frecuencia de 440 Hz.

Esto genera un tono fundamental, y la altura de la nota que produces será más grave o más aguda en función de la frecuencia de la vibración: Más grave a menor frecuencia, más aguda en el caso contrario.

Lo que determinará estas variaciones de altura de la nota es la tensión y la masa de tus pliegues vocales. Estos a su vez están controlados por los músculos internos de la laringe.

Vibrato

Dado que el vibrato es una oscilación de la altura de la nota, también se produce desde los pliegues vocales.

Volumen o dinámica

Como vimos cuando describimos el Aparato respiratorio, éste es el encargado de proporcionar el aire y de regular la presión del mismo que llega a los pliegues vocales.

Pero éstos tienen también la función de- en la medida que resisten dicha presión- producir ondas de aire comprimido. El aparato respiratorio y los pliegues vocales trabajan coordinados y en equilibrio: A mayor fuerza del aire, mayor resistencia de los pliegues vocales.

Como hemos explicado al tratar la compresión del aire, cuando emites a mucho volumen no utilizas más aire. Empleas aire a mayor presión.

Textura: Cierre de pliegue Fino o Grueso

Existen algunas notas que podemos producir con un sonido más lleno, u otro más fino. Por ejemplo, piensa en una nota que puedas hacer en falsete pero también puedas hacerla con una voz más “normal”.

Esto es debido al mecanismo que acabamos de explicar en la estructura de los pliegues vocales: El cierre de pliegue fino o el cierre de pliegue grueso.

Cuando cantamos con notas graves vibra todo el tejido de los pliegues. En cambio, al hacer notas agudas sólo lo hace el borde, la mucosa que hemos descrito antes.

Esta es una competencia clave en el canto que trataremos en profundidad más adelante, así que vamos a usar estos términos con mucha frecuencia.

Susurro y ‘Vocal Fry’: Gestión de Aire

Otra característica de la voz que controlamos desde la laringe es la calidad de la gestión del aire, o dicho de manera más sencilla, la posibilidad de alternar entre susurrar  o emitir un sonido más limpio.

Como ya hemos explicado, los pliegues vocales pueden abrirse o cerrarse, pero también colocarse en un punto intermedio, donde producen vibración, pero dejan escapar más aire, produciendo además del tono fundamental, un soplido parecido al ruido blanco Puedes practicarlo cantando una nana, muy suavecito, con mucho aire.

Susurro

El susurro es un recurso estilístico muy expresivo, da un timbre aterciopelado que puede ser muy agradable e incluso relajante, pero tal vez es justo advertir que tiene dos inconvenientes: Hacernos consumir aire en exceso y resecar los pliegues como consecuencia de ello. Esto te hará sentir la necesidad de hidratarte constantemente.

En los casos en los que un cantante no puede cerrar o aducir correctamente, y siempre susurra o ‘sopla’ un poquito, diremos que tiene una mala gestión del aire. 

También es justo decir que no hay ninguna evidencia que demuestre que el susurro sea nocivo para la voz, idea que tal vez venga del hecho de que algunas voces dañadas pueden sonar susurradas.

Limpio, chirriante, y vocal fry

Por contra, al sonido con una óptima gestión del aire, lo llamaremos ‘limpio’. Existe una técnica de canto, que es uno de los cinco registros de la voz humana, llamada Vocal Fry, que consiste en hacer sonar los pliegues vocales con una especie de sonido crepitante, que a medida que subimos la altura de la nota se va pareciendo a un chirrido. Puedes probarlo imitando el sonido de una puerta de bisagras oxidadas que se abre lentamente, con la boca cerrada, vocalizando una ‘M’.

Resulta difícil explicarlo de manera teórica, sin alargarme demasiado en éste punto, por eso  más adelante, en la lección dedicada específicamente a esta técnica, verás unos ejercicios prácticos que te ayudarán a dominarla. Aunque creas que es algo extraño, es mucho más común en canto moderno de lo que imaginas.

Cuando escuchas una voz limpia, estás oyendo los pliegues vocales sanos, y vibrando simétricamente. Si están inflamados, o si de alguna otra manera estuvieran deformados. Cuando esto sucede podemos escuchar diversos tipos de disfonías: Un sonido estridente y con más de un tono fundamental; una vibración involuntaria del tono (en inglés se lo llama jitter)Un exceso de aire, de susurro o incluso una interrupción de sonido total, etc.

Para concluir

Espero que te haya gustado este post. Y que no te olvides compartirlo en tus redes sociales, o por whatsapp, o mail. Y si te interesa todo lo relacionado con cantar, aprender  técnica vocal y la música, suscríbete. Semanalmente iremos aportando ideas, lecciones y experiencias que seguro te servirán.

Este y otros artículos están extraídos de nuestro método. que aplicamos en los cursos de formación de vocal coaches.  El libro en formato digital lo puedes conseguir en nuestra tienda:

Comprar el libro I

 

Estudia, investiga, profundiza…Pero no lo olvides: ¡Lo que quieres es cantar!


Deja un comentario

avatar
  Subscribe  
Notifícame