Sistema resonador: Como funciona la voz? III


Continuamos con la tercera parte de una serie de artículos dedicados al funcionamiento de la voz, después de ver el sistema respiratorio y el sistema fonador, es el turno para el sistema resonador. Veremos como funciona, que órganos lo forman, y como podemos aprovechar esta información como cantantes.

Sistema resonador: Lo que un cantante debe saber.

¿Qué son los resonadores?

Por sí mismos, los pliegues vocales producen un ruido similar a un zumbido, muy parecido a la embocadura de una trompeta. Este instrumento, necesita, además de la embocadura, un sistema de tubos y una bocina para adquirir su característico sonido. De igual forma, el aparato resonador humano está formado por los espacios huecos de las diversas estructuras que se hallan por encima de las cuerdas vocales; Es decir, la garganta, la nariz, la boca y los senos nasales.  La forma de estas estructuras, algunas de las cuales podemos modificar conscientemente, cambia el sonido de ese zumbido y lo transforma en el timbre único de la voz humana.

Vamos a hacer un recorrido para conocerlos, no en orden de importancia, sino simplemente por dónde están situados, de abajo a arriba.

La garganta y la boca

Laringofaringeo

La laringe, y los pliegues vocales situados en ella, no sólo tienen la función de producir la fonación, sino que también actúa como resonador. Merced a su pequeño tamaño, aporta al timbre armónicos agudos.

 

Resonador bucofaringeo

Este es el espacio más grande en términos de volumen, y aporta armónicos graves, o dicho más subjetivamente, Cuerpo y profundidad  a la voz.

Podemos modificar su tamaño voluntariamente, al elevar o descender la laringe, como vimos en la sección del sistema fonador al hablar del chiaro-oscuro.

En canto clásico, por ejemplo, se solía cantar con la laringe ligeramente baja, siendo esto lo que le da al canto lírico su característico sonido, que tal vez pueda describirse como algo parecido al bostezo.

La máscara

Tal vez los resonadores más influyentes para un cantante con la voz educada sean los faciales. Tradicionalmente se les llama “la máscara” por estar situados por detrás del rostro entre la mandíbula superior y la frente. Cuando se activan, podemos notar como si los huesos de esa parte de la cara fueran, efectivamente, una máscara vibrante.

Paladar óseo

Situado en la parte superior de la boca, puedes comprobar su presencia con tu lengua. No podemos moverlo, al ser parte del cráneo, pero sí percibir perfectamente como vibra, y como lo hace de manera distinta según la vocal que articulemos, o según  la altura de la nota que produzcamos.

Está unido al paladar blando, un músculo que encontraremos detrás de él y sobre el que nos extenderemos a continuación.

A través del paladar duro se transmite la vibración a los dientes, por lo que se lo puede describir como parte del subsistema articulador.

Resonador Nasofaríngeo

Está por encima del paladar blando, y se activa con el movimiento de éste. Puedes comprobarlo articulando una ‘N’ ,una ‘M’, ‘L’, o una ‘NG’ . Verás que en este último sonido, la parte posterior de la lengua y el paladar blando se juntan, cerrando el tránsito de aire hacia la boca. Del mismo modo, se puede producir una resonancia mixta, si se acerca mucho a la lengua pero sin llegar tocarla, sin cerrar dicho tránsito de aire, como sucede en una ‘O’ francesa, (como al pronunciar pardon). Estos aspectos prácticos los veremos más adelante en detalle en el capítulo dedicado a la Mezcla

 

Las fosas nasales

Son dos, y al igual que el paladar duro no podemos moverlas, sólo activar su resonancia indirectamente.

Los senos nasales

Son espacios huecos en el cráneo, encargado de producir la mucosidad que protege las fosas nasales. Tienen una enorme influencia en el timbre de la voz, ¿Nunca has oído una persona con la voz congestionada? ¿No te has preguntado nunca por qué, si podías respirar por la nariz, tu tono de voz era muy extraño? La razón es que los senos se han llenado de mocos, y al igual que un batería que introduce una manta en el bombo para amortiguar el sonido, tu voz se halla igualmente amortiguada. Cuando esa mucosidad se acumula, puede infectarse, produciéndonos  sinusitis.

Como es lógico, para un cantante ss importante cuidarlos como explicamos en un post anterior sobre salud y mantenimiento vocal

 

Resulta difícil explicar su localización con palabras, así que lo mejor es aportar una imagen que los describa.

Aunque no es necesario que memorices sus nombres para cantar bien, los diremos: Maxilares, etmoidales, frontales y esfenoidales. Por lo demás su función es parecida, así que no entraremos a describirlos en más detalles

senosparanasales

También forman parte de la estructura ósea del cráneo, por lo que son oquedades rígidas sobre las que actuamos dirigiendo la resonancia, pero sin poder modificar su tamaño o posición.

Pecho

Tal vez hayas echado de menos que hablasemos del pecho y de las costillas al hablar de los resonadores. Lo cierto es que a pesar de términos que usamos los profesores de canto como voz de pecho o de la sensación de que experimentas en el mismo al hablar o cantar una nota grave (Haz la prueba: Pon tu mano sobre el esternón y cuenta hasta 10 con tu voz hablada), esta vibración no tiene una influencia significativa en nuestro timbre. Es por ello que no se lo suele incluir en la lista de resonadores.

Sistema Articulador

Aunque se pueda describir como integrante del sistema resonador, el subsistema Articulador (el encargado de las vocalizaciones producto del movimiento de labios, lengua, mandíbula y glotis) lo vamos a ver por separado, para poder estudiarlo en profundidad y de forma práctica desdd el punto de vista de la técnica vocal…¡A fin de cuentas este es un método para cantantes y no un tratado de anatomía!

Y ahora, a ponerlo en práctica

Recuerda que por mucha teoría que sepas, no vas a cantar mejor sólo por ello…¡Si no, los otorrinos del mundo serían superestrellas de la ópera y el heavy metal! Así que ya sabes lo que tienes que hacer, cerrar los ojos, olvidarlo todo, dejar que tu cuerpo tome el coontrol y cantar con el corazón (por muy inexacto que sea anatómicamente).

Esto es todo. Si te ha gustado el contenido no olvides compartirlo en tus redes sociales, o por whatsapp, y si te interesa todo lo relacionado con cantar, aprender  técnica vocal y la música, debes suscribirte a este blog, en el regularmente iremos aportando ideas, lecciones y experiencias que seguro te servirán.

 

 

 

3 Responses


  • […] el post de hoy, tras explicar el funcionamiento de la voz en los sistemas respiratorio, fonador, y resonador, vamos a hablar del sistema articulador, el encargado de vocalizar. Este sistema es el que hace […]

  • Cantar sin forzar la voz - Vocalstudio Academy // // Reply

    […] Sin embargo, ya hemos aprendido cómo funciona la voz en realidad: La energía parte del apoyo de los músculos abdominales y del diafragma que regulan la presión del aire, y de la resistencia a dicha presión de los pliegues vocales, con la participación de los resonadores para amplificar y enriquecer el sonido. Si no lo tienes claro repasa el funcionamiento de los sistemas respiratorio, fonador y resonador. […]

  • […] mezcla. Un cantante bien entrenado puede estirar y estrechar sus pliegues vocales manteniendo un timbre equilibrado, el registro conectado, y sin hacer esfuerzo, pues posee la coordinación necesaria para la […]

Leave a Reply