Gallos: Qué son y cómo evitarlos en tu voz

En este post añadimos una reflexión constructiva  y técnica sobre los gallos en la voz. Veremos qué son, y los errores más comunes que los provocan, y como evitarlos…O como hacerlos voluntariamente si queremos. No dejes de consultar nuestro diccionario si encuentras en el artículo algún término que no comprendes.

lo que quieres es cantar

Lección extraída del Libro I ¡Consíguelo!

¿Que son los gallos?

Un gallo, o ruptura  o desconexión de la voz, es un paso súbito, voluntario o involuntario de la voz de pecho o la voz media a la voz de cabeza o viceversa.  O de la voz ‘normal’ al ‘falsete’ si así se entiende mejor.

Lo cierto es que esto es algo muy común y normal que a todos nos puede pasar, y es el temor más profundo para algunos vocalistas: Tu voz media pasa súbitamente a un sonido tremendamente débil y ‘aleatoriamente’ afinado de tu voz de cabeza.

Así lo definimos en el diccionario de nuestro método.

Ruptura: También llamada desconexión, o vulgarmente “gallo”, es un cambio repentino de registro vocal – de pecho a cabeza o viceversa – causado por un excesivo flujo de aire llegando a los pliegues vocales. Esto hace que se pierda la conexión en el tono producido. Se evita si se permite a las cuerdas vocales ir adelgazando y luego acortando con un descenso gradual del flujo de aire, de modo que ese exceso de presión o tensión muscular no tenga oportunidad de producirse. El aprendizaje de este proceso y su aplicación normalmente lleva meses, e incluso más de un año.

¿Por qué se producen los gallos?

Las causas pueden ser técnicas (falta de control de la voz) o fisiológicas (los pliegues vocales están inflamados y no responden con normalidad, etc)

En las voces de los adolescentes, el cambio de tamaño repentino de los pliegues vocales obliga a re-aprender a usarlos. Por eso es importante seguir practicando y cantando en esas edades.

Cuando los pliegues están inflamados por una enfermedad (laringitis, faringitis) o alergia, o incluso por fatiga vocal ocurre lo mismo. Al aumentar su masa dejamos de controlarlos, y nos puede fallar la conexión en la voz media.

También, si no se tiene la técnica vocal adecuada, se suele romper la voz al pasar de la voz de pecho a la de Cabeza, el fenómeno que conocemos como passaggio.

¿Cómo cantar sin miedo a que te salga un gallo?

Evitando estos cuatro errores.

Casi todos los cantantes, tendemos a cometer cuatro errores que causan estos repentinos gallos. Una vez identificados y comprendidos, no resulta complicado ponerles solución. Como es natural, un buen vocal coach es clave para hacer que este proceso, en lugar de durar meses o años, se alargue durante unas semanas.

Primer error: Forzar los agudos de la voz de pecho

La mayoría de los cantantes que carecen de formación intentan forzar su voz modal, la hablada, la voz de pecho, a base de presión de aire y de tensión muscular.

Así se refuerza el uso del pliegue grueso, es decir; La vibración al completo de los pliegues vocales.

Una vez que la presión es demasiada, y la nota demasiado alta, los pliegues vocales no pueden soportarla y pasan bruscamente al vibrar con su borde (el cierre de pliegue fino). Así se  produce ese característico sonido débil y agudo del gallo. También es posible que en lugar se “saltar” a la voz de cabeza, los pliegues dejen de  vibrar simétricamente. Esto hará hace que suene la voz rota, muy susurrada, o que  directamente se enmudezca del todo.

Solución: Si sientes que empiezas a empujar para llegar más agudo, para. En vez de esto, baja el volumen, y sin susurrar, deja que tu voz vaya donde tenga que ir naturalmente, aunque pases al sonido fino de la voz de cabeza, no importa que te parezca feo, débil o lo llames falsete. Si haces esto, paulatinamente (en el curso de días o semanas) sentirás como se va reforzando tu puente o passagio. ¡Recuerda que la asociación fuerza=cantar es fatal!

Segundo error: Resonar en la garganta

El segundo problema atañe a la resonancia. Si no aprendemos a usar nuestros resonadores faciales (la máscara) no podremos hacer el passaggio y pasar del cierre pliegue grueso, la voz de pecho, con la que hablamos, al fino. Si la resonancia permanece en la garganta y en la boca y no se mueve hacia los resonadores de la cara, buscaremos los agudos aumentado la presión del aire y la tensión muscular. Resultado: ¡Kikirikí!

Solución: Aprender a estimular la resonancia de la máscara. Como vimos en el artículo dedicado a la resonancia, el paladar blando o velo del paladar, puede acercarse o alejarse de la lengua. Cuando haces el sonido NG, por ejemplo al decir ‘inglés’. O cuando haces la ‘O’ francesa, que escuchamos en la palabra ‘Pardon’, en francés.

Con muy poco volumen, es decir, con la mínima presión subglótica, y como siempre sin susurrar, usa estos sonidos para hacer escalas, o incluso sin melodía concreta: Imitar el sonido de una puerta chrirriando. (Repasa la técnica del vocal fry). Además mantendremos totalmente relajada la garganta y el cuello, sintiendo, en todo caso, que los únicos músculos que trabajan – y sin forzar en absoluto- son los abdominales y el diafragma.

Tercer error: Exceso de volumen en la voz de pecho y la voz media

Para compensar la debilidad de su voz de cabeza, el cantante se suele venir arriba en la parte que domina, es decir en la voz modal (insistimos, voz de pecho y media) aplicando la presión de aire y la fuerza propias de un grito.

Dicho técnicamente, es un exceso de presión subglótica.  Con el paso del tiempo se va acentuando el problema, “cuanto más fuerte soy en mi registro bajo y medio, más lo practico, con lo que lo hago más fuerte, por lo que nunca quiero salir de él”.

¿El resultado?Voz de pecho aguerrida + Voz de cabeza debilucha + nota apoteósica de la canción =¡Coock-le-lee-doo!.

Solución: Reducir la presión con la que cantas en graves y medios, y practicar sin complejos tu voz de cabeza. Aprende a hacerla limpia y con una gestión de aire perfecta- insisto, sin susurrar. Hacer con un cuidado exquisito el secondo passaggio, el paso de la voz media a la voz de cabeza, sin fuerza, desde arriba, la voz de cabeza, a abajo. ¡La conexión de arriba a abajo es aún más delicada!

Cuarto error: Tener pánico a los gallos

La práctica de ejercicios en  la voz media, y de la conexión del secondo passaggio  te obliga a arriesgarte a salir de tu zona de confort vocal, de lo que has considerado tu tesitura. Al practicarlo, bien estudiando en tu casa, o con un vocal coach (guiño, guiño) te van a salir gallos. La voz se descontrolará. Pero no pasa nada, no tengas miedo. Esto no es ingeniería nuclear, cirugía cardiaca, ni pilotaje de aviones. Si te equivocas, no muere nadie.

Además, según la supersticiosa idea de que atraemos aquello en lo que pensamos:

Miedo al gallo + falta de coordinación por negarte a intentarlo = ¡Co-co-coKOOOO!

Solución:  Acepta que no sabes hacerlo, y que es fantástico aprender algo nuevo.

Por último, hay que explicar también que existen procesos azarosos e involuntarios que pueden favorecer los gallos: alergias, procesos hormonales, enfermedades, cansancio, deshidratación, motivos emocionales…Pero para eso sirve la técnica vocal.  Para conocer y manejar manejar nuestra voz coordinadamente aún cuando tengamos que enfrentarnos a estas dificultades. En la vida real, es poco frecuente que puedas estar a tope para un concierto.

La técnica es lo único que te permitirá dar el 100%...¡Aún estando al 50%!

Yodel, hacer de los gallos un arte

Existe una técnica vocal avanzada, que ya traté en este otro post, llamada yodel, o yodeling, que consiste en hacer gallos voluntariamente. Controlando la afinación delas notas anteriores y posteriores a la ruptura, se usa en muchísimos estilos.

Fíjate en como cantantes como Alanis Morrisette, o Chris Isaak, Shakira o Chris Martin de Coldplay entre otros muchos, lo han usado como efecto expresivo. Y con notable éxito. Imítalos, y aprende a hacer gallos a propósito. Una vez que hayas dominado esta técnica, no volverás jamás a tener miedo a que te pase.

Para Saber Más

Si aún después de leer el post tienes dudas y quieres analizar tu voz, o consultar con ayuda profesional puedes reservar una sesión de evaluación online. Sólo te tomará 30 minutos, y contarás con la valoración de un Vocal Coach experto.

registro sesión de evaluación

¿Quieres saber tu tipo de voz, nivel técnico, y qué tipo de música te va mejor? 
¡Reserva ahora una Sesión Online!

Eso es todo, amigos

Aquí termina este artículo. Si te ha interesado o gustado y crees que debes hacerlo, puedes compartir en tus redes sociales. Y por supuesto puedes suscribirte a este blog de cantantes y para cantantes. Semanalmente publicamos artículos de interés para este gremio tan especial.

Este y otros artículos están extraídos de nuestro método. El libro completo en formato digital lo puedes conseguir en nuestra tienda, con una oferta increíble, o comprar cada uno de los niveles por separado.

Nivel Iniciación

Nivel Básico

Nivel Básico

Nivel Intermedio

Nivel Medio

Nivel Avanzado

Nivel Experto

Libro Completo

Libro Completo

Usa los libros. Estudia, practica, y profundiza todo lo que quieras, pero nunca olvides por qué lo haces. Lo haces porque…¡Lo que quieres es cantar!


Sobre el Autor

Me llamo Rodrigo “Ro” Llamazares (Oviedo, 1973) y soy vocal coach y el creador del método Vocalstudio, Lo que quieres es Cantar. Llevo 26 años dedicado profesionalmente a la música. Desde hace 12 años compagino mi carrera artística con las clases de canto y el vocal coaching y la formación de profesores de canto y Vocal Coaches.

Twitter Instagram Facebook

 


, , , , ,

Comments (2)

  1. Mercedes

    Yo no canto, tengo un edema R en las cuedas y hace dos dias que si quiero hablar solo me sale un gallo

    • Ro Llamazares

      Hola Mercedes,
      No se si es un edema de Reinke o de otro tipo. Me imagino que tienes el tema bajo control del especialista, si no es así acude a uno.
      Es probable que te recomiende que procures usar poco la voz hasta recuperarte, y si lo haces, no la fuerces. Habla despacito, y respirando bien.
      Recupérate pronto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *