Como funciona la voz? II Sistema fonador


Continuamos nuestro recorrido por los tres sistemas que trabajan coordinados en la voz. En esta segunda parte, también extraída del Metodo Vocalstudio Academy, veremos el sistema fonador o vibratorio, donde empezamos a convertir el aire en sonido, Conoceremos algunas técnicas interesantes para cantantes y profesionales de la voz, además de ayudarnos a entender mejor la voz desde un punto de vista material, lo que será de gran ayuda si nuestro objetivo es aprender a cantar.

El sistema fonador

 

También llamado aparato fonador, es el conjunto de órganos encargados de convertir el aire a presión que proviene del sistema respiratorio en sonido. Se encuentra en la laringe que a su vez está al final de la tráquea. Si te miras en un espejo, podrás ver el cartílago de su parte frontal en lo que comúnmente llamamos ´Nuez’.

En los hombres, ésta se hace más visible a consecuencia  del crecimiento- la protuberancia de este cartílago empieza a asomar en la adolescencia- a medida que crece. Esto hace que  la voz se torne más grave.

En el caso de las mujeres, también crece, pero no tanto. A consecuencia de ello, las voces femeninas son habitualmente más agudas que las masculinas, y si normalmente su nuez no es tan evidente, no es tampoco extraño o anormal que algunas mujeres la tengan visible.

Podemos decir que la  nota más grave de nuestro registro depende del tamaño que tenga nuestra laringe.

La laringe contiene los dos pliegues vocales – a menudo llamados cuerdas vocales. En este método no usaremos este último término, ya que resulta confuso, pues no tienen nada que ver con cuerdas, sino con pliegues de tejido del interior.

Los pliegues vocales se abren en la inhalación y la exhalación, y se cierran en la deglución – al tragar-  y durante la fonación o producción de voz.Metodo-sistema-fonador

¿Qué cualidades de la voz  dependen del trabajo del sistema fonador?

Altura de la nota

Cuando haces sonar la voz, la corriente de aire pasa entre los pliegues que se han juntado, como lo hacen tus labios al cerrar la boca. Éstos son blandos y flexibles y comienzan a vibrar, muy rápidamente, con el paso del aire: Entre 100 a 1000 veces por segundo, o dicho más técnicamente, con una frecuencia de entre 100 Hz a 1kHz. Esto genera un tono fundamental, y  la altura de la nota que produces será más grave o más aguda en función de la frecuencia de la vibración: Más grave a menor frecuencia, más aguda en el caso contrario. Lo que determinará estas variaciones de altura de la nota es la tensión de tus pliegues vocales, que a su vez están controlados por los músculos internos de la laringe.

(nota: Estos músculos están en el interior de la laringe, y no hay que confundirlos con los músculos externos del cuello. Al hacer notas más agudas no deberíamos experimentar que dichos músculos se tensen, pues la altura de la nota no depende ellos. Tradicionalmente se refiere a este defecto técnico como ‘cantar con la garganta’, pero no usaremos esta expresión por confusa: La laringe está en la garganta, así que ¡Es imprescindible cantar con ella!)

Volumen o dinámica

Como vimos cuando describimos en el sistema respiratorio, éste es el encargado de proporcionar el aire y de regular la presión del mismo que llega a los pliegues vocales. Pero éstos tienen también la función de- en la medida que resisten dicha presión- producir ondas de aire comprimido. El sistema respiratorio y los pliegues vocales trabajan coordinados y en equilibrio: A mayor fuerza del aire, mayor resistencia de los pliegues vocales. Por ello, cuando emites a mucho volumen no utilizas más aire, sino que empleas aire a mayor presión.

Esto lo puedes ver de forma práctica en uno de los ejercicios más antiguos que se puede hacer en una clase de canto, “La vela”, que en la sección llamada “El Aire”.

Susurro y ‘Vocal Fry’

Otra característica de la voz que controlamos desde la laringe es la calidad de la gestión del aire, o dicho de manera más sencilla, la posibilidad de alternar entre susurrar  o emitir un sonido más limpio. Como ya hemos explicado, los pliegues vocales pueden abrirse o cerrarse, pero también colocarse en un punto intermedio, donde producen vibración, pero dejan escapar más aire, produciendo además del tono fundamental, un soplido parecido al ruido blanco. Puedes practicarlo cantando una nana, muy suavecito, con mucho aire.

El susurro es un recurso estilístico muy expresivo, da un timbre aterciopelado que puede ser muy agradable e incluso relajante, pero tal vez es justo advertir que tiene un inconveniente: Hacernos consumir aire en exceso. En los casos en los que un cantante no puede controlar esto, y siempre susurra o ‘sopla’ un poquito, diremos que tiene una mala gestión del aire.  También es justo decir que no hay ninguna evidencia que demuestre que el susurro sea nocivo para la voz, idea que tal vez venga del hecho de que algunas voces dañadas pueden sonar susurradas.

Por contra, al sonido con una óptima gestión del aire, lo llamaremos ‘limpio’. Existe una técnica de canto llamada Vocal Fry, que consiste en hacer sonar los pliegues vocales con una especie de sonido crepitante, que a menudo es descrito como chirriante a medida que subimos la altura de la nota. Puedes probarlo imitando el sonido de una puerta de bisagras oxidadas que se abre lentamente, con la boca cerrada, vocalizando una ‘M’.

Resulta difícil explicarlo con palabras, pero más adelante, en la sección de la mezcla, explicaremos unos ejercicios prácticos que te ayudarán a dominar esta técnica, que aunque parezca extraña a los no iniciados, es mucho más común en canto moderno de lo que imaginas.

Cuando escuchas una voz limpia, estás oyendo ambos pliegues vocales sanos (Sin patologías como nódulos, pólipos, edemas, o inflamaciones fruto de alergias, cansancio, o abuso vocal),  vibrando simétricamente, cosa que no pueden hacer si están inflamados, o si de alguna otra manera estuvieran deformados. Cuando esto sucede podemos escuchar diversos tipos de disfonías: Un sonido estridente y con más de un tono fundamental; Una vibración involuntaria del tono; Un exceso de aire, de susurro o incluso una afonía o interrupción de sonido total…etc   

Laringe alta vs Laringe baja: Chiaro-Oscuro

(Nota: Si bien, este movimiento lo produce la laringe, es más propiamente un mecanismo del sistema de de resonancia o resonador, que describiremos en un próximo post. )

La laringe puede moverse verticalmente; Hacia abajo, como podemos experimentar si bostezamos o ponemos una voz ‘llorosa’, o hacia arriba como cuando gritamos o si ponemos ‘voz de bruja’ como veremos más adelante en la sección dedicada a la mezcla.

El control de esta movilidad, se llama en canto clásico chiaro-oscuro,  da nombre a escuelas de canto como ‘Speech level Singing’ (canto a nivel del habla). El nivel al que se refiere SLS es a la altura de la laringe, es decir, cantar con la laringe a la misma altura a la que la tenemos cuando hablamos. También depende de esta movilidad la conocida técnica ‘Twang’, que también veremos más adelante.

¿Cantar con la garganta?

Continuaremos en el próximo post “¿Como funciona la voz? Sistema Resonador” la próxima semana. pero antes querríamos acabar resumiendo que la afinación, la intensidad, y la calidad en términos de gestión del aire se controlan en el sistema fonador, que tienes en la laringe. Así repetimos, no sólo es absurdo decir que es malo cantar de garganta sino que ¡Sería imposible hacerlo sin ella!

Esto ha sido todo. Si te gustó el contenido por favor compártelo en tus redes sociales, o por whatsapp, y si te interesa todo lo relacionado con cantar, aprender  técnica vocal y la música, puedes apuntarte a este blog, en el regularmente iremos aportando ideas, lecciones y experiencias contadas por y para cantantes.

¡Que lo cantéis bien!

¡Suscríbete!   

7 Responses


Leave a Reply