Calentamiento clásico: Mecánica I


Algunos ejercicios de canto sirven para coordinar técnicas que desconocías. Otros, como este calentamiento, tienen otra función:Mejorar la voz que ya tenías. Es como cuando aprendes a andar en bicicleta, a sostenerte en equilibrio por vez primera. Esa coordinación no te convertirá por si sola en un buen ciclista. Necesitas trabajar tu resistencia, pulir tu técnica de pedaleo, e incrementar la agilidad y la fuerza. Esa es la función que tiene la mecánica, la gimnasia vocal. Éste es el primero de tres posts dedicados a la misma. En él veremos el calentamiento clásico, según el maestro Tito Schipa.

Calentamiento moderno vs calentamiento clásico: ¡Fight!

A diferencia del calentamiento en el canto moderno, donde se intenta trabajar desde el principio todo el rango vocal, y pulir las conexiones entre los diferentes registros, en el clásico se empieza en una nota media-baja de la voz modal, y se va ampliando el rango vocal poco a poco.

Hoy en día sabemos que esto no es lo más efectivo para conectar la voz, y sin embargo, no es en absoluto despreciable. Podemos aprender mucho de ello.

  • Los ejercicios son más pausados, y se empieza con un nivel de dificultad mínimo, lo que permite al vocalstudent desarrollar confianza con calma.
  • Además, siempre se mantiene una voluntad de hacerlo bello, cantabile. Es decir, no sólo son ejercicios foniátricos, sino que también son un ‘objeto artístico’. Son mini-piezas musicales. Como es lógico, es mucho más fácil para un cantante principiante mantenerse concentrado y creativo en piezas de 8 o 10 segundos que en una canción de 5 minutos.
  • Mejoran la afinación.
  • Aumentan la agilidad (la capacidad de atacar con precisión y comodidad notas rápidas).
  • Las melodías suelen ser sencillas, y frecuentemente con notas largas. Esto hace que cualquier defecto o desequilibrio en la voz se haga evidente. Aspectos como el ataque, la recogida de la nota final, el vibrato, el timbre y la intensidad, etc, aparecen en primer plano. A base de repetir los ejercicios, la voz se va puliendo y mejorando en detalle, con la práctica.
  • Aunque podemos hacerlos con la laringe en cualquier posición, la laringe levemente baja es lo que nos dará ese timbre característico del canto operístico. Puede ser de ayuda para mejorar nuestro control de la laringe.

En resumen, estos ejercicios no nos harán aprender nuevas coordinaciónes, sino que mejorarán la calidad de la voz que ya tenemos coordinada.

Ejercicios prácticos

Vamos a rescatar una serie de ejercicios que Tito Schipa, tenor italiano y maestro de canto,  grabó en los años 50 del pasado siglo. ¡Es como retroceder en el tiempo y entrar en una clase de canto de hace 100 años! Schipa fue un pionero tanto como artista como docente, y es suyo el retrato encabeza este artículo.

No sólo nos propone ejercicios de calentamiento, sino que te enseña unos valiosísimos rudimentos de bel canto, la escuela italiana  que revolucionó el mundo de la técnica vocal. Mucha de la terminología que usamospassaggio, chiaro oscuro, etc – proviene de esta escuela.

Ejercicio 1

Atención a la vocal que utiliza. No es en absoluto una O cerrada ni una A abierta, sino que está a medio camino entre ambas. Es parecida a la vocal que emites cuando bostezas.

Ejercicio 2

Vocalizando ” SO” con el menor volumen posible, como hablando. S>irve para relajar la mandíbula, y para estimular el uso de los resonadores de la mascara. (fosas nasales, senos paranasales).

No está de menos incorporar una leve sonrisa al gesto.

Ejercicio 3

Con la vocalización ‘BRO’ relajamos y soltamos la lengua, y podemos evitar la tensión de los músculos del cuello. Insitir en la amable sonrisa.

Ejercicio 4

Máscara. Con la vocalización “NO” encontrarás más facil usar el complejo de resonadores faciales y frontales que conocemos como máscara, que resultarán imprescindibles al subir a tus medios agudos. Como ves, poco a poco se va ampliando el rango. Y ya sabes, sin perder la sonrisa.

Ejercicio 5

Hasta aquí hemos cantado con mucha prudencia, con poquíta voz. A partir de ahora, y dado que ya tenemos la voz mas colocada (impostada) podemos incrementar el volumen.

También vamos a cantarlo como si fuera una cancioncita, una bella melodía.

Recuerda seguir sin ningún esfuerzo, los músculos del cuello, hombros mandíbula etc, bien relajados.

Vocalizando “NO”

Ejercicio 6

Habrás observado que de manera automática tendemos a hacer con un poquito más más fuerza las notas más agudas.

Siendo esto un fenómeno natural inofensivo si el cantante se ejercita con la debida prudencia, deberás controlarlo en este ejercicio para lograr un volumen homogéneo en toda la escala.

En el caso de que empieces a sentir fatiga, o malas sensaciones, es obligatorio parar por el momento y no hacer esa nota aguda. Ten paciencia, todo saldrá por si solo más tarde, basta con tener constancia para la practica diaria de 20-25 minutos.

Si por el contrario insistes en cantar las notas agudas con fuerza o con esfuerzo, te puedes hacer daño.

Mantente relajado y cómodo, tu voz sonará siempre vibrante y elástica.

Y no lo olvides, sonríe!

Vocalizamos “NO”

Ejercicio 7

Este ejercicio se diferencia del anterior por su velocidad y por que ligamos 4 notas en la silaba “NO” en lugar de dos.

¡Sonría!

Ejercicio 8

Vocalizamos “il dovere”  (del italiano: El deber)

Hay que prestar atencion a esta “I” pues es muy importante para reducir el espacio de la boca y estimular la resonancia de la máscara.

Para que sea efectivo, tienes que cumplir una condición: Aplicar una sonrisa aún más abierta que la que llevamos aplicando hasta ahora. Una “I” cantada con el rostro serio no podrá sonar en la máscara y el ejercicio no te comportará ningún progreso .

Pero ojo, una sonrisa abierta, pero natural. Hacerlo exageradamente y con esfuerzo, te tensará los músculos de la cara. ¡Y es fundamental disociar el canto de la fuerza!

Ejercicio 9

Volvemos a NO, pero con el ritmo y las notas distintas. En este caso, todo el arpegio sobre la misma sílaba.

Ejercicio 10

Igual que el ejercicio anterior.

¡Esto es todo por hoy!

Puedes probar a practicar esta secuencia de ejercicios durante unas semanas, dedicandole 25-30 minutos cada día. ¡Si lo haces sin tensión, con paciencia y mimo, te sorprenderán los resultados! Y no quiero ser pesado pero no lo olvides: Si tienes malas sensaciones (picor, fatiga o dolor) para. ¡No lo estás haciendo bien!

Espero que te haya servido este post, en el que han colaborado Sandra Merino, Jorge Ruiz y Sergio Fernández. Y que no te olvides compartirlo en tus redes sociales, o por whatsapp, o mail. Y si te interesa todo lo relacionado con cantar, aprender  técnica vocal y la música, suscríbete. Semanalmente iremos aportando ideas, lecciones y experiencias que seguro te servirán.

Estudia, investiga, profundiza…Pero no lo olvides: ¡Lo que quieres es cantar!



Leave a Reply