11 diciembre, 2019 Beatriz Pastor Rodríguez

El Calentamiento Coral I

En este post, el primero de una serie de tres, Beatriz Pastor, vocal coach, cantante y directora, nos facilita estrategias para un buen calentamiento coral y su filosofía como directora de coro. Si eres un director/a principiante o intermedio, o si participas en una agrupación coral, este artículo puede serte de mucha ayuda.

EL “CALENTAMIENTO “ CORAL

Disponible el libro de nivel 5, Experto

Desde los 15 años mi vida ha estado ligada de una forma u otra al mundo del coro. He sido  integrante de varias formaciones corales durante 20 años. Como estudiante de dirección pude aprender de una de las mejores profesionales en este campo, Nuria Fernández Herranz. Posteriormente pude desarrollarme como ayudante de dirección y finalmente como directora.

Han sido múltiples y muy variopintas las agrupaciones con las que he podido trabajar: escolanías, coros adolescentes, coros de voces femeninas, coros mixtos de mayores y coros mixtos de adultos.

Mi intención con este artículo es acercar mi experiencia a otros docentes o músicos que se han convertido en “directores por accidente” y se enfrentan por primera vez, sin muchas herramientas o formación específica en este ámbito, al reto sacar adelante un proyecto coral.

Creo que para ello es importante poner de manifiesto mi forma de entender y sentir el coro. Tanto cantar en él como dirigirlo puede ser una aventura apasionante algo que traspasa y trasciende de lo musical para convertirse en una experiencia vital.

Qué nos aporta una actividad coral

A mi entender, cantar en un coro es una de las actividades musicales más gratificantes y orgánicas que podemos desarrollar sin necesidad de una inversión inicial en un instrumento, ya que “lo llevamos puesto” de serie. Por ello el coro debería ser la agrupación musical por excelencia.

Cantar nos apasiona, nos enriquece y mejora nuestro estado de ánimo sin necesidad de medicamentos. Son múltiples los estudios que avalan su labor como actividad absolutamente terapéutica con beneficios demostrables y demostrados a nivel social, físico y mental.

Uno no vuelve a casa igual que llegó al ensayo. Algo mágico sucede en ese espacio de tiempo. Los problemas, el estrés, las facturas… continuarán ahí cuando salgamos pero, por unas horas,  habremos conseguido que la música, nuestra voz y el trabajo que realizamos con nuestros compañeros destierren todas esas cuestiones de nuestra cabeza. En ese espacio de tiempo habremos conseguido poner el foco en nosotros mismos, en nuestra aportación al grupo y a la actividad. Vibraremos, literalmente, con las energías de los demás y de la propia música.

Por otro lado, la voz tiene una conexión directa con nuestras emociones, con nuestro cuerpo y con nuestra manera de sentir y de expresarnos. Al ser la materia prima que utilizamos en el coro, éste se verá dotado de una gran carga emocional. El cantor se siente parte de un grupo en el que todos aportamos, todos tenemos cabida y somos igual de importantes o prescindibles, al margen de las diferencias individuales. Cada integrante comprueba que el trabajo individual cobra sentido cuando se pone en común. Entiende que la escucha activa de lo que cantan el resto de cuerdas es imprescindible para llegar juntos “a buen puerto”.

EL DIRECTOR 

Para que todo lo citado anteriormente suceda, la labor del director o directora al frente del coro es fundamental. Por ello este artículo va enfocado a los directores de esas corales no profesionales que podemos encontrar en centros educativos, asociaciones vecinales, unión de colectivos de diversa índole, etc… agrupaciones, todas ellas, integradas por un universo social amplísimo, con miembros de edades heterogéneas, de condiciones sociales diversas, nacionalidades diferentes, con intereses personales distintos, conocimientos musicales dispares, pero con un fin común: cantar y hacer música juntos.

Los profesionales al frente de cualquier agrupación, debemos tener muy presente que  trabajamos con “material humano”. Tenemos que encontrar la manera adecuada de dirigirnos a  sus integrantes, siendo cercanos, pero sin perder de vista nuestra labor, siempre realizada con criterio y profesionalidad. Debemos ser rigurosos, pero sin desmoralizarles, ni hacer grandes dramas cuando algo no salga, suene desafinado, esté fuera de tempo o el sonido no esté todo lo empastado que nos gustaría… La motivación jugará un papel fundamental, así como las muestras de confianza.

LOS ENSAYOS EN UNA CORAL

Los ensayos están para que todos aprendamos, practiquemos y consigamos mejorar. No podemos perder de vista que en este tipo de formaciones, sobre todo en sus inicios, la gente acude a realizar una actividad que les gusta, esperando que les haga sentirse bien. Con el tiempo la agrupación se consolidará, los propios coreutas se irán volviendo más exigentes con su trabajo y nosotros podremos ser más “duros” para obtener los resultados deseados. Debemos encontrar el equilibrio entre la exigencia, la rigurosidad, la calidad… y el disfrute, la distensión y la diversión. Aplicar con buena mano “una de cal y una de arena”.

Lo ideal es que el binomio coral-director, se sienta como un todo, si algo no sale bien todos tenemos responsabilidad. En nuestra mano está encontrar las alternativas y estrategias metodológicas que hagan que lo que está fallando funcione: cuestiones de afinación, colocación del sonido, fraseo, gestión del aire… También puede que nuestro gesto no sea claro o nuestras entradas imprecisas; en ese caso la autocrítica es fundamental y el tiempo que dediquemos al  estudio de las obras también.

CONCLUSIÓN

Es fundamental lograr un grupo cohesionado, que disfrute del ensayo, que tenga interiorizada una rutina de trabajo disciplinado pero con momentos de distensión.

Debemos poner empeño en que nuestro coro pierda el miedo a equivocarse, en que no tenga complejos “paralizantes”. A veces, cuando van a ver a otras agrupaciones con más experiencia o mayor nivel, salen apabullados y acomplejados. Nuestra labor será reconducir esas emociones y transformarlas en una motivación que les/nos ayude a progresar.

Para ello es fundamental elegir un repertorio acorde a nuestro grupo. Si es una formación nueva  podremos comenzar, incluso, trabajando al unísono. Cuidar que ninguna de las obras tenga tesituras muy extremas, que los ritmos sean sencillos, así como las armonías cuando pasemos a cantar a varias voces.

La frustración al inicio del “camino” puede ser muy negativa. Los coreutas necesitan sentir, escuchar y comprobar que son capaces de cantar juntos y que el resultado sea aceptable. Muchas personas desconocen lo que es la polífonía y experimentarla por primera vez y en primera persona en el coro es muy gratificante y altamente motivador.

Si logramos esto, que de entrada no es “moco de pavo”, nuestro grupo coral acabará haciendo un trabajo como mínimo digno e incluso de gran calidad. El grupo habrá entendido que el resultado final va más allá de lo meramente musical, aunque nosotros no restemos ni un ápice de la importancia que tiene este aspecto, naturalmente.

Para Saber Más

Aquí tienes una selección de artículos relacionados.

Cantar en un Coro

Por qué soy feliz cuando canto y no al revés

Calentar la voz

Gestión del Aire y Vocal Fry

Respiración

Cuál es mi tipo de voz: La Tesitura

¿Cuál es mi nivel como cantante?

Diccionario para Cantantes

Aquí termina este artículo. Si te ha interesado o gustado y crees que debes hacerlo, puedes compartirlo en tus redes sociales. Y por supuesto puedes suscribirte a este blog de cantantes y para cantantes. Semanalmente publicamos artículos de interés para este gremio tan especial.

Este y otros artículos están extraídos de nuestro método. El libro completo en formato digital lo puedes conseguir en nuestra tienda, con una oferta increíble, o comprar cada uno de los niveles por separado.

Nivel Iniciación

Nivel Básico

Básico

Nivel Intermedio

Medio

Nivel Avanzado

Nivel Experto

Libro Completo

Libro Completo

Usa los libros. Estudia, practica, y profundiza todo lo que quieras, pero nunca olvides por qué lo haces. Lo haces porque…¡Lo que quieres es cantar!


Sobre la Autora

Beatriz Pastor Rodríguez

Desde los 15 años mi vida ha estado ligada de una forma u otra al mundo del coro. He sido integrante de varias formaciones corales durante 20 años. Como estudiante de dirección pude aprender de una de las mejores profesionales en este campo, Nuria Fernández Herranz. Posteriormente pude desarrollarme como ayudante de dirección y finalmente como directora. Han sido múltiples y muy variopintas las agrupaciones con las que he podido trabajar: escolanías, coros adolescentes, coros de voces femeninas, coros mixtos de mayores y coros mixtos de adultos.

 


 

, , , , , ,

Beatriz Pastor Rodríguez

Desde los 15 años mi vida ha estado ligada de una forma u otra al mundo del coro. He sido integrante de varias formaciones corales durante 20 años. Como estudiante de dirección pude aprender de una de las mejores profesionales en este campo, Nuria Fernández Herranz. Posteriormente pude desarrollarme como ayudante de dirección y finalmente como directora. Han sido múltiples y muy variopintas las agrupaciones con las que he podido trabajar: escolanías, coros adolescentes, coros de voces femeninas, coros mixtos de mayores y coros mixtos de adultos.