Ronquera y Afonía ¿Cómo recuperarse? II: Rehabilitación


Hoy nos toca poner en práctica lo que vimos en el anterior post, sobre cómo recuperarte de una ronquera o disfonía. Vamos a ver una serie de ejercicios para ir recuperando la coordinación de la voz, especialmente cuando tenemos la voz cansada.

Cuando algo diminuto es crucial

Estos días pude leer que la cantante Shakira ha tenido que suspender una gira y toda su actividad por una lesión vocal. Al parecer sufre una hemorragia en uno de sus pliegues vocales. Esto es una patología importante, y no muy frecuente que requerirá del cuidado de un especialista, y una terapia correcta.

Me gustaría hacer una reflexión sobre la situación que debe atravesar una artista en este trance. Imagínate, no sólo es que tengas miedo por no saber qué le ocurre a tu voz. Piensa en la presión de tener muchas familias dependiendo de tí y de tu recuperación. Músicos, técnicos, personal de producción. Decenas de trabajos en vilo por algo tan pequeñito, que apenas mide unos milímetros: Tus pliegues vocales.

Un poco de empatía…O respeto, al menos.

La fama hace que mucha gente sea cruel y despiadada con una cantante de éxito.

Seguramente por inconsciencia, hacemos bromas y comentarios de manera insensible. Pero deberíamos recordar que detrás de un personaje famoso hay una simple persona, como tú y como yo. Y en este caso, sometida a una presión enorme. Una mujer. Artista de éxito, con el mérito que eso tiene. Una empresaria que ha logrado generar puestos de trabajo basándose en su creatividad artística.

Desearía que estas líneas sirvieran para hacernos un poco más empáticos y comprensivos. Independientemente de si nos gustan sus canciones o no, todo el mundo merece un respeto, y aún más.  Un poco de empatía.

Por eso, le mandamos un gran abrazo, y unas palabras de apoyo a Shakira. Le deseamos  que se recupere pronto, y que su carrera vuelva a la normalidad.

Algo así debería hacernos más conscientes de lo importante que es cuidar nuestra voz. Y saber prevenir problemas y mantenerlas en buena forma. Recibir clases de canto, y de técnica vocal es una inversión que te va a compensar con creces. Y con esto, vamos al tema técnico de hoy:

Rehabilitación

Como ya expliqué, no basta con descansar la voz  para recuperarse de una ronquera, aunque sea necesario hacerlo siempre en primer lugar.

La voz y el canto son, desde cierto punto de vista,la  aplicación de la memoria muscular. Y dicha memoria debe ser refrescada con la práctica, no sólo con el silencio.

En el anterior post aprendimos a auto-diagnosticarnos el problema más común que tiene un cantante, la inflamación de la mucosa de los pliegues vocales.

Una vez percibes que tu voz no está como habitualmente ¿Qué ejercicios debes hacer?

Ejercicios prácticos y calentamiento.

Ejercicio 1 Cantar a través de una pajita.

La cosa más tonta del mundo. Coge una pajita de plástico, y colócala en tus labios tal cual harías para beber. Cierra los labios alrededor de la misma, y produce sonido.

Detrás de este sencillo ejercicio, hay todo un principio físico que explica su utilidad.

Los pliegues vocales son como dos compuertas que se abren cuando el aire es empujado desde el diafragma. Con la acción de este músculo, acumulamos presión de aire (presión subglótica). Por encima de los pliegues vocales el aire tiene otra presión (presión supraglótica).

Cuando la diferencia entre ambas es suficiente, los pliegues se abren, vibrando y produciendo sonido, como hemos visto al estudiar el funcionamiento del aparato fonador. Después, cuando la presión subglótica se reduce, por la salida del aire, los pliegues vuelven a su posición original.

El problema

A veces, la diferencia entre la presión subglótica y la supraglótica es tanta, que los pliegues vocales no vuelven a cerrarse bien, por lo que escuchamos un sonido susurrado, con mucho aire, llegando incluso a enmudecerse completamente.

La pajita nos ayuda a crear una cámara de aire con una presión de aire intermedia entre la subglótica y la glótica. De esta manera, aunque los pliegues vocales no estén coordinados, tienen más fácil abrirse y cerrarse bien. Así vuelves a “recordar” cómo hacerlos vibrar correctamente, y puedes aplicar esa coordinación a cantar después con ejercicios menos “extraños”.

Este mismo principio está detras de otras vocalizaciones que usamos en este método, como el lip roll, el tongue trill, o el uso de la vocal “U”, que empleamos en el calentamiento REVOC. (Repasa la lección dedicada al mismo aquí)

De todos estos ejercicios, el más sencillo de hacer es el ejercicio 1. Como siempre, úsalo con moderación, y presta atención a las malas sensaciones, en particular a las que son producto del cansancio. Vaya, que no lo hagas durante horas, sino en tramos de 2-5 minutos.

  • Haz un glissando desde tu nota más grave a la más aguda y vuelve a bajar.
  • Lo mismo, pero empieza en una nota media y vete ampliando la altura de las subidas y bajadas en la melodía.
  • Canta una canción- Por ejemplo Somewhere over the rainbow, por la amplitud de su tesitura.

No hagas fuerza en la garganta, y practicalo en un volumen mezzo-piano, o más bien bajo.

A medida que subas, no olvides colocar la resonancia en la máscara, tal y como vimos en la lección del  Twang.

Ejercicio 2 -Pajita + burbujas

Lo mismo del ejercicio anterior, pero vamos a coger un vaso con agua, introducir la pajita en él y repetir los pasos del ejercicio anterior.

A medida que vayas recuperando la voz y la confianza, puedes pasar a los siguentes ejercicios. Repite los pasos de los ejercicios anteriores. Recuerda hacer estos ejercicios con mucha suavidad y evitando forzar en todo momento.

Ejercicio 3 Lip roll

O burbujas con los labios. Escucha el ejemplo.

Ejercicio 4 Tongue trill.

O trino de lengua. Mejor escuchar el ejemplo.

Ejercicio 5 Con la “U”

En este ejercicio usamos las mismos pasos del ejercicio 1, pero vocalizando una “U”.

Una vez encuentres que vayas recuperando tu voz, sin ronquera ni disfonía, especialmente en tu voz de cabeza, puedes aventurarte con el siguiente ejercicio.

Ejercicio 6 Vocal fry hiperaducción

Esta técnica hace trabajar al músculo aritenoideo, encargado de cerrar la glotis.

Si la aplicamos en un tono bajo, escucharemos una especie de burbujeo. Si mantenemos esa acción de cierre encontraremos un sonido chirriante en el que la gestión de aire es óptima, y con el que encontraremos facilidad para conectar diferente registros de voz sin esfuerzo.

Escucha el ejemplo:

 

Puedes profundizar en esta técnica en la lección dedicada a la misma.

Esto es todo!

Me gustaría acabar con una pregunta, que puedes responder en los comentarios ¿Cuál es el problema más habitual que has encontrado con tu voz? Ronquera, afonía, dolores…Cuéntame lo que te pasa y tal vez tengamos una solución.

Espero que te haya servido este post. Y que no te olvides compartirlo en tus redes sociales, o por whatsapp, o mail. Y si te interesa todo lo relacionado con cantar, aprender  técnica vocal y la música, suscríbete. Semanalmente iremos aportando ideas, lecciones y experiencias que seguro te servirán.

Estudia, investiga, profundiza…Pero no lo olvides: ¡Lo que quieres es cantar!


Ronquera y Afonía ¿Cómo recuperarse? II: Rehabilitación
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Sé el primero en comentar!

Notifícame
avatar
wpDiscuz