Tesitura vocal – Cuál es mi tipo de voz? II


En este artículo veremos las clasificaciones de la voz humana, y cómo puedes descubrir la tuya y su tesitura: Cuál es tu  nota más grave y cuál la más aguda. Es la continuación del post Registro vocal: ¿Cuál es mi tipo de voz? I

Como ya explicamos anteriormente, determinar nuestra tesitura o extensión vocal, es decir, el intervalo entre nuestra la nota más grave y la más aguda que podemos producir, es uno de los primeros pasos a realizar cuando empezamos a estudiar canto.

En función de nuestra constitución, del tamaño y configuración de nuestro aparato fonador, vamos a tener ciertos límites al rango de sonidos que podemos hacer. Sin embargo, antes de empezar a entrenar tu voz, lo habitual es que tu tesitura sea más pequeña de lo que podría ser. Lo normal, después de un año de recibir clases de canto, es que tu rango vocal se haya ampliado, una vez que te familiarizas con tus registros vocales. Además, y esto es aún más importante, mejorarás la calidad de las notas que ya eras capaz de hacer antes de empezar a estudiar.

Tradicionalmente se han clasificado las voces en estos seis grandes tipos

Las seis tesituras clásicas

Dado que en música clásica se seguía el principio de que el cantante debe adaptarse a la obra y no al revés, resultaba útil tener clasificados a los cantantes en función de su tesitura, para repartir los papeles de acuerdo a la capacidad de cada uno. En cada una de las seis categorías encontramos matices, tanto de extensión como de calidad vocal, y por ello, a menudo se las etiqueta más específicamente (Tenor dramático, soprano coloratura, bajo bufo, etc…). En canto moderno, sin embargo, estas clasificaciones no son particularmente útiles y por ello no entraremos a describir más de lo necesario.

Bajo

Es la más grave de las voces. Capaz de llegar a un Do1- el primer Do de un piano-  o C1 en cifrado (que es la nomenclatura que usaremos), es también la menos frecuente de las voces masculinas. De los bajos se requería que pudieran cantar con carácter y comodidad desde un E2 a un E4.

Barítono

Es la voz masculina intermedia. Aunque no hay un acuerdo preciso en ello, a esta voz se le pedía que su tesitura fuera desde un E2 hasta un A4. Además de la diferencia en el rango vocal, se distingue de los bajos en unos graves más brillantes y de los tenores en los medios agudos más oscuros y con más cuerpo, o dicho más subjetivamente, más viriles.

Tenor

No es la más aguda de las voces masculinas – este título le corresponde al contratenor, una subcategoría en la que no entraremos en profundidad aquí. De un tenor se requieren cantar de un C3 a un C5,  el famoso “Do de pecho”, sin necesidad de forzar la voz. Sin embargo, es muy frecuente que lleguen a un E5 o más con su voz de cabeza.

Contralto

La tesitura más grave, y la más escasa (solo un 2% de las mujeres son contraltos) de las voces femeninas. Debe poder cantar al menos de un F3 a un F5, aunque con entrenamiento, pueden ampliar considerablemente su registro, especialmente en agudos. Muchas de las grandes divas contemporáneas, tanto en jazz como en música pop, tienen esta tesitura.

Mezzo-soprano

La voz femenina intermedia, cuya extensión vocal va de un A3 a un F5, aunque lo cierto es que  en ópera esto varia mucho en función de las necesidades del papel. A menudo escuchamos a mezzos interpretando papeles escritos tanto para altos, como sopranos. Es lógico que aunque sea más débil en los extremos de su rango, su fortaleza está en la riqueza de su voz media. Es la voz femenina más común en música moderna.

Soprano

La voz más aguda del rango vocal humano – el nombre viene del latín supra (por encima de). Su tesitura abarca desde un C4 hasta…Bueno, si bien en una coral los compositores suelen ponerselo fácil a las sopranos y no pasan de un G5, lo cierto es que pueden llegar con su voz de cabeza a un C6 -el llamado “do alto”, y con su registro de silbido (whistle voice o flageolet) hasta un C7…Y más aún.

 

Tal vez con este gráfico puedas hacerte una idea mejor de las diferentes tesituras y con ayuda de un piano o teclado, buscando los límites de tu extensión vocal. Pero recuerda, evita las malas sensaciones, es mejor que no hagas ningún esfuerzo, y aún mejor si investigas esto con la ayuda de tu vocal coach en clase

registro-vocal2

En la tabla vemos la extensión máxima de las voces, pero recuerda, como has leído más arriba, para ser un bajo no es imprescindible llegar a un C1 o para definirte como soprano dar un G6.

Una última reflexión sobre la tesitura

La música no es un deporte, aunque ambos sean espectáculos. Y tampoco es un circo. No es importante la cantidad, sino la calidad de tu voz. Y aún más importante que ésta última, es la pasión por comunicar que tengas dentro. No te desanimes si tu tesitura es pequeña, o crees que es fea, o si por cualquier otro parámetro “objetivo” crees que es peor que otra. Por muy espectacular que esta sea, si no tienes nada que decir, sin tu deseo de conectar con otros, lo único que tendrás es una voz. Y un cantante es mucho más que eso.

Aquí termina la segunda parte de este artículo, si te ha interesado o gustado y crees que debes hacerlo, puedes compartir en tus redes sociales -o por whatsapp, que moderno – con uno de los botones que tienes más abajo, y por supuesto puedes suscribirte a este blog de cantantes y para cantantes en el que semanalmente publicamos artículos de interés para este gremio tan especial. Estudia, practica, y profundiza todo lo que quieras, pero no lo olvides…¡Lo que quieres es cantar!

 

Leave a Reply