Consejos para antes de un directo (II): La prueba de sonido


En un día de concierto, muchos son los momentos en los que un cantante tiene que centrar su atención y su energía en cosas que no son su propia voz o la actuación. Uno de ellos, y quizá el más importante si exceptuamos el concierto en sí mismo, es la prueba de sonido.

En ella, lo fundamental a nivel general no es la preparación psicológica o fisiológica para el bolo, sino más bien la puesta a punto a nivel técnico de todo el equipo de sonido que intervendrá en el mismo, tanto de cara al exterior (hacia el público), como al interior del escenario (hacia la banda). De esta manera, la prueba de sonido servirá para asegurar, por un lado, que los músicos se van a sentir cómodos en el escenario; y, por otro, que el público va a poder realizar una correcta audición de la música.

En este contexto, debemos tener ciertas cosas en cuenta como cantantes.

Consejos para cantantes durante la prueba de sonido

En primer lugar, lo más importante en este momento no es la preparación de la voz, o no al menos con la misma intensidad que para un concierto. Podemos realizar pequeños ejercicios de calentamiento antes de la prueba, pero teniendo en cuenta que será más importante estar atentos a sentirnos cómodos, escucharnos bien, tener tranquilidad y confianza, saber que somos capaces de realizar una buena “performance” durante la prueba.

Obviamente, intentaremos cantar de la misma manera que lo haremos durante el concierto, pero teniendo en cuenta que el objetivo fundamental es que los técnicos hagan su trabajo para que el bolo se escuche correctamente y, especialmente, para que la banda no tenga que preocuparse por estos detalles de sonido durante el concierto. En este sentido, no hay que tener miedo a ser exigentes (siempre, claro está, desde el respeto), tratando de ser lo más precisos que podamos en las peticiones a los técnicos y tratando de tener la mejor mezcla posible en nuestros monitores. Para esta labor no existen patrones óptimos preestablecidos, ya que cada cantante tiene diferentes gustos. Sin embargo, en líneas generales sí podemos decir que en nuestra mezcla interna la voz  tiene que tener suficiente volumen, quizá por encima de lo normal, sin aislarla del resto de elementos.

No forzar la voz

Y por último, una vez que tanto los técnicos han dejado todo a punto y nosotros estamos en condiciones de realizar una buena prueba, debemos cantar sin forzar en exceso, de la forma más similar posible a como lo haremos en el concierto. En este momento, ya debemos haber olvidado otras posibles tensiones y nerviosismos previos, y centrarnos más directamente en la música y en el sonido. Para ello, el trabajo previo de colocación y ordenación del backline y la cooperación con los técnicos y backliners es fundamental, precisamente para poder centrarnos luego en cantar y en escucharnos bien.

En resumen, en una prueba de sonido debemos estar relajados, pensando en que el objetivo fundamental de la misma es comprobar el correcto funcionamiento técnico para que todo salga bien, y centrarnos en escucharnos bien, en estar cómodos con nuestros compañeros para, una vez concluida, empezar a pensar de forma exclusiva en el concierto.

1 Response


  • Web Hosting // // Reply

    Asi que hemos pensado que esta lista de 20 recomendaciones practicas te sera de gran utilidad cuando te plantees actuar o tocar en directo. Suponiendo que hayas conseguido reunir tanta gente para alquilar un local que merezca la pena, deberias plantearte las numerosas diferencias que hay entre tocar en tu cuarto y hacerlo ante los ojos de todo el mundo.

Leave a Reply