Masterclass para la Boys Band de 'El Hormiguero'


El pasado lunes 3 de Septiembre, tuve la suerte de participar como coach en una iniciativa de Carlos Jean para su sección del programa ‘El Hormiguero’, que presenta Pablo Motos. Una Masterclass para su Boys Band.

Meses antes, había grabado y arreglado las voces del tema ‘Going Up’ compuesta por la maravillosa Electric Nana, producida por el propio Carlos y Juni Ramone, quien me ayudó especialmente en la sesión de grabación a conseguir algo en la onda de Backstreet boys, etc…Francamente, con mi ADN rockero, estaba lejos de mi zona de confort estilística, así que hubo que emplearse a fondo para dar en el clavo. Sin Juni, no sé si lo hubieramos logrado. Y sin el esfuerzo que le dedicamos. Todo lo que se hace para un programa que van a ver literalmente millones de personas exige el máximo…Dicción, técnica vocal, afinación…¡Y por encima de todo, feeling!

Así que a la vuelta de vacaciones, tuve una reunión con Juni, preparamos la estructura de la masterclass y quedamos para el día señalado, a la puerta del hotel Tryp Ambassador.

masterclass boys band

Todo bastante glamuroso, el amable personal del hotel nos dirigió a nuestro aula,  una sala llamada ‘La Traviatta'(muy adecuado) y empezamos a montar el equipo y lo necesario para el trabajo. Hay que mencionar el espectacular trabajo y profesionalidad de todos en Muwom, la productora de Carlos Jean.

Tras una reunión con Carlos, Nana, Noelia – la coach de baile- y el resto del equipo nos preparamos para recibir a los protagonistas, los 26 chicos que habían superado el casting a nivel nacional. En esa reunión me sorprendieron la agudeza e madurez de la autora del tema, Nana, y como siempre – ya he trabajado más veces con él- la capacidad de toma de decisiones de Carlos, que combina con una gran confianza y respeto para dejar hacer a sus colaboradores.

¡Que nervios! Tuvimos que presentarnos los profes uno por uno y dirigirles unas palabras. Reconozco que estaba con el corazón acelerado…Traté de resumirles en dos frases cuál  iba a ser mi trabajo aquel día: Ayudarles a confiar en su talento, y a mantenerse concentrados en lo que saben hacer mejor. En apenas unas horas de clase, no me sería posible desarrollar nada técnico, así que tuve que contener al profesor de canto, y dejar salir al coach. Un buen enfoque en la motivación puede hace que un cantante dé el 100%, y eso sí era posible en esa cantidad de tiempo…a veces, incluso, una sola frase es capaz de obrar un milagro.

Subimos luego cada uno a nuestras aulas, Juni y yo nos pusimos manos a la obra.

Empezamos haciendo un par de comentarios sobre el nivel que tenían, si habían dado clases de canto antes.etc. Más de la mitad de ellos no lo había hecho nunca. Les pregunté si calentaban la voz, si tenían algún sistema o rutina para hacerlo, y la respuesta fue mayoritariamente negativa. Así que me puse un poco pesado con lo de calentar “Hoy no tenemos tiempo para aprender a hacerlo, así que fijaos en cómo lo hacen los que sí calientan, e investigad por vuestra cuenta el tema. Hay muchos videos en internet con ejercicios estupendos. Diseñad vuestra rutina y calentad antes de cada ensayo, de cada concierto, y de cada prueba de sonido“. Carlos y Nana, iban y venían de la clase de baile, y nos iban dando indicaciones y sugerencias.

Así fue como organizamos los ejericios de la masterclass, por si a alguien ahi fuera le interesase:

Empezamos a cantar, todos juntos, yo incluído, para repasar, quitar nervios y calentar.

Seguimos  repasando la dicción la afinación y la técnica de estos chicos, uno por uno. En general, el nivel era bastante alto, y yo me preguntaba como hacer para eliminar a algunos…Sólo podían llegar al final del concurso 5, y resultaba evidente que había al menos tres veces ese número de cantantes dando la talla.

Después, trabajamos el oído y la coordinación armónica:  les hacíamos cantar conmigo las diferentes voces de la canción (realmente, sólo del estribillo). El arreglo tenia una voz por encima y otra por debajo, y como les dije a los chicos lo más difícil para un cantante es empastar armonizando con otras voces. Siempre digo que nos podemos imaginar un Joe Cocker con un coro de 30 cantantes de Gospel, pero no sonaría tan bien una cantante de gospel con un coro de 30 Joe Cockers. (Me dio la impresión de que algunos de los chicos eran demasiado jóvenes para pillar la referencia. Supongo que tengo que poner al día la metáfora).

Luego, fuimos organizándolos en grupos de 5 ó 6, haciéndoles rotar las voces del arreglo, para que todos fueran capaces de cantar cualquiera de ellas. Juni los dirigía, más volumen, mas suave, mezclando las voces como si fueran los canales de una mesa de mezclas, con el mismo buen gusto y criterio que le caracterizan.

Finalmente, y para despedirnos con algo divertido y creativo hicimos un corro, todos cantando el arreglo como un coro de gospel y uno por uno, íbamos saliendo al centro del mismo  y dedicándole una mínima improvisacion a nuestros compañeros…Una pena ir tan ajustados de tiempo, apenas nos estábamos soltando y ya teníamos que terminar!

En resumen, la experiencia para mí fue preciosa, y si bien los chicos luego me felicitaron por lo que habían aprendido en esas horas de trabajo intenso, debo confesar que soy yo quien les está más agradecido. Una vez más, son los alumnos los que le dan una lección de coraje, ilusión y humildad al supuesto maestro.

 

 

Leave a Reply